23 de agosto de 2016

Las manchas de Ceres, ¿un misterio?


las manchas de Ceres, ¿un misterio?

Se trata de lugares en los que los impactos de otros objetos espaciales han perforado una capa salada de agua congelada debajo de la superficie del planeta enano, dijeron los investigadores a la revista Nature.
Las partes más brillantes corresponden a los impactos más frescos.
La sonda Dawn busca en Ceres los secretos del Sistema Solar
La cámara de la sonda Dawn, de la agencia espacial de Estados Unidos (NASA), ha identificado unas 130 manchas en el planeta de 950 kilómetros de diámetro.
Pero de lejos, la colección más impresionante se encuentra en un cráter apodado Occator, en el hemisferio norte de Ceres.
Cuando la sonda llegó al planeta enano, la cámara estaba programada para registrar lo que suele ser una superficie oscura, negra como el asfalto.
Es por esto que las depresiones súper brillantes dentro de Occator sobresaturaron el sensor del instrumento.


El primer planeta degradado del Sistema Solar
Es un planeta enano y el objeto astronómico más grande del cinturón de asteroides, región del sistema solar que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter; su diámetro de aproximadamente 945 km lo convierte en el trigésimo tercer objeto conocido más grande del sistema solar. Es, además, el único planeta enano cuya trayectoria está completamente dentro de la órbita de Neptuno. Se estima que su masa es un tercio de la masa total del cinturón de asteroides, siendo el único objeto de dicho cinturón que ha alcanzado el equilibrio hidrostático. Visto desde la Tierra, su magnitud aparente oscila entre 6,7 y 9,3; por lo tanto, es demasiado débil para ser observado a simple vista excepto en las oposiciones más favorables y bajo cielos muy oscuros.
Fue descubierto el 1 de enero de 1801 por Giuseppe Piazzi y recibe su nombre de Ceres, la diosa romana de la agricultura, las cosechas y la fecundidad.7 Originalmente fue considerado un planeta, pero se catalogó como asteroide en los años 1850 cuando se empezaron a descubrir otros objetos en órbitas similares. A comienzos del siglo XXI, tras la definición de «planeta», fue reclasificado en planeta enano.

El interior de Ceres podría estar diferenciado en un núcleo rocoso y un manto de hielo y existir un océano bajo la capa de hielo.8 9 La superficie está compuesta de una mezcla de hielo de agua y diversos minerales hidratados como carbonatos y arcillas. En enero de 2014 se detectaron emisiones de vapor de agua de varias regiones de Ceres, un hecho imprevisto en los grandes objetos del cinturón asteroides y sello distintivo de los cometas.

La sonda Dawn de la NASA entró en órbita de Ceres el 6 de marzo de 2015.11 12 La toma de fotografías comenzó en enero mientras la nave se aproximaba al planeta enano; obtuvo imágenes con una resolución nunca antes alcanzada en las que se mostraba una superficie caracterizada. Dos manchas brillantes (o características de alto albedo) distintas dentro de un cráter (diferentes de las manchas brillantes observadas anteriormente por el Hubble) aparecieron en imágenes del 19 de febrero, lo que llevó a especular con un posible origen crio volcánico o con una desgasificación.17 El 3 de marzo, un portavoz de la NASA dijo que las manchas eran compatibles con materiales altamente reflectivos que contenían hielos o sales, pero que el crio vulcanismo era improbable.


Ceres


EL QUE NO FUE NO SERA (EL GORRIÓN) GUALBERTO IBARRETO

                 Harold Melvin and the Blue Notes




The Bombay Royale in concert Bombay 




15 de agosto de 2016

COSMOS, KIC 8462852 el enigma

                           KIC 8462852 EL ENIGMA


KIC 8462852 es una estrella localizada entre las constelaciones de Cygnus y Lyra, aproximadamente a 454 pársecs (1500 años luz) de la Tierra. En septiembre 2015, varios astrónomos publicaron un artículo analizando las extrañas fluctuaciones de la luz proveniente de la estrella.7 8 Medir estas fluctuaciones es una manera común de detectar los planetas que orbitan en torno a estrellas lejanas. Aun así, esta estrella presentó unos cambios de luminosidad excepcionales. La luz observada parece provenir de un objeto de gran masa (o muchos objetos de masa pequeña) orbitando la estrella en "formación cerrada", los cuales sugieren una serie de hipótesis extrañas.

Observaciones de la luminosidad de la estrella realizadas por el telescopio espacial Kepler muestran inmersiones pequeñas, frecuentes, no periódicas en brillo, junto con dos grandes inmersiones registradas en brillo que parecen ocurrir aproximadamente con 750 días de diferencia. La amplitud de los cambios en el brillo de la estrella, y la aperiodicidad de los cambios, significan que esta estrella es de interés particular para los astrónomos.11 Los cambios de la estrella en brightness es compatible con muchos las masas pequeñas que orbitan la estrella en "formación estanca".
La primera depresión importante, el 5 de marzo de 2011, ocultó el brillo de la estrella hasta un 15%, y la siguiente (el 28 de febrero de 2013) hasta un 22%. En comparación, un planeta del tamaño de Júpiter sólo ocultaría una estrella de este tamaño en un 1%, indicando que cualquier cosa que esté bloqueando luz durante las depresiones importantes de la estrella no es un planeta, sino algo que cubre hasta la mitad del ancho de la estrella.11 Debido al fracaso de dos de las ruedas de reacción de Kepler, la pronosticada inmersión de la estrella en 750 días alrededor de abril de 2015 no fue grabada; observaciones adicionales están planeadas para mayo de 2017.

Ahora, el astrónomo Ben Montet, del Caltech, y su colega Joshua Simon, del Instituto Carnegie, han medido el registro obtenido por el telescopio Kepler del brillo de la estrella durante 4 años y han publicado los resultados de su estudio en arXiv.
Resulta que en los primeros años, el brillo de KIC 8462852 disminuyó cerca del 0.34% anualmente. Sin embargo, en un rango posterior de 200 días, el brillo de Tabby se desplomó abruptamente a un 2.5 por ciento, antes de regresar a su comportamiento errático habitual.
Los astrónomos echaron un vistazo a otras 500 estrellas de las inmediaciones en busca de patrones similares, sin embargo, ninguna otra exhibía el comportamiento de Tabby.



Una teoría sugiere que las disminuciones repentinas en el brillo de la estrella son producidas por la acción o construcción de una esfera de Dyson, una cubierta esférica de talla astronómica (es decir, con un radio equivalente al de una órbita planetaria) alrededor de una estrella, la cual permitiría a una civilización avanzada (del Tipo II) aprovechar al máximo la energía lumínica y térmica del astro.
Una esfera de Dyson es una megaestructura hipotética propuesta en 1960 por el físico Freeman Dyson, en un artículo de la revista Science llamado «Search for artificial stellar sources of infra-red radiation». Tal esfera actuaría de cubierta esférica de talla astronómica (es decir, con un radio equivalente al de una órbita planetaria) alrededor de una estrella, la cual permitiría a una civilización avanzada aprovechar al máximo la energía lumínica y térmica del astro.
Pero el misterio sobre el comportamiento errático y anómalo de Tabby pronto podría tener una resolución, pues una campaña de financiación y mecenazgo organizada a través de la web Kickstarter logró, hace poco más de un mes, recaudar el dinero necesario para iniciar una investigación exhaustiva sobre la estrella y descubrir qué hay en torno a ella.


                                Samba Pa Ti - José Feliciano


                                 Ilegales - "Europa ha muerto" 


                                 LOS TOREROS MUERTOS


                     WILLIE COLON & HECTOR LAVOE 





23 de junio de 2016

LA TIERRA VISTA DESDE LO PROFUNDO DEL ESPACIO.


LA TIERRA VISTA DESDE LO PROFUNDO DEL ESPACIO.

                                                    vista desde la luna.
La nave espacial VOYAGER 1, que en la actualidad se encuentra a más de 17.400 millones de kilómetros de nuestro planeta, envió el 14 de febrero de 1990 al mismo tiempo que comenzaba abandonar los límites del Sistema Solar, fotografías de los planetas que componen nuestro sistema. Para la humanidad, fueron las primeras vistas que el ser humano tenía de la Tierra y los planetas.
Las misiones Apolo de la NASA habían mostrado imágenes de la Tierra vista desde la Luna; pero el Voyager 1 captó la Tierra como una pequeñísima mota de luz en la enormidad del Sistema Solar, que es nuestro vecindario en la Vía Láctea, la cual es una galaxia más en un universo repleto de millones de galaxias.
En la imagen : La Tierra, un pequeño punto dentro de un rayo solar. No debe existir obra de arte en el mundo que despierte tantas emociones indescifrables como esta fotografía.
Para llegar al ángulo que permitiera la toma de este “retrato”, la sonda lanzada en 1977 recorrió seis mil millones de kilómetros en 13 años. En su paso por el sistema transmitió las primeras fotos espectaculares de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Hoy el Voyager 1, como se indica en el comienzo de esta entrada, está a más de diez y siete mil cuatrocientos millones de kilómetros del Sol y, aunque sus cámaras no funcionan, sigue transmitiendo señales de su ubicación.
En la imagen: De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo: Venus, Tierra, Júpiter y Saturno, Urano, Neptuno.
En la primera imagen (1), el pequeño punto de luz a la derecha del observador, es la Tierra dentro de un rayo solar; las seis fotos de la imagen, muestran a Venus, Tierra, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. No aparece Mercurio por estar muy cercano al Sol, Marte se presentaba como una luna creciente y el planeta enano Plutón muy  tenue.
Esta foto de “familia” planetaria, un poco distanciada, sólo se pudo obtener cuando la cápsula Voyager 1 estaba a 6.000 millones de kilómetros, después de haber viajado 12 años.
Es el lugar donde debemos convivir los breves lapsos de tiempo de nuestras vida, un hogar que debemos saber preservarlo, para nosotros y nuestros descendientes. La Tierra aparece como un punto en la inmensidad del sistema, un pequeño y vulnerable píxel, una mancha rescatada de la profunda oscuridad sólo gracias al Sol. En ella vivimos, reímos, lloramos, sufrimos y luchamos, sin darnos cuenta que es el único lugar que tenemos y debemos cuidar.
                                                vista desde marte.
Ese punto de luz, visto desde la profundidad del espacio,  se hace difícil concebirlo como un lugar que albergue vida inteligente. Pero la hay, y las naves Voyager son una  prueba que si sabemos utilizarla en beneficio global, hace factible la posibilidad que en un futuro impredecible, logremos ir a conocer lugares que por el momento imaginamos.

                                       La Tierra vista desde el Espacio.








relacionados:



29 de noviembre de 2015

¿Un ratón en Marte?

                 ¿Un ratón en Marte?



Un astrónomo aficionado afirma que ha encontrado lo que él asegura que es un ratón en plena superficie de Marte. ¿Acaso es esta fotografía una prueba de vida en el planeta rojo?
La imagen original fue tomada por el Curiosity recientemente. El hombre, un 'cazador de ovnis', ha difundido las imágenes de su 'hallazgo' y ha causado conmoción en las redes sociales.
Según este astrónomo, en la parte superior se puede observar el presunto ratón: orejas, cola y hocico...
 Muchos comentan acerca de la peculiar forma oscura y debaten si en realidad podría ser un ser vivo o simplemente una roca o sombra. Los más atrevidos llevan el análisis al siguiente nivel afirmando que no solo es ratón, sino que es gigante.
No es la primera vez que una foto sobre un supuesto ser vivo en Marte se viraliza. En agosto de este año, una imagen de un 'cangrejo marciano' causó furor en las redes sociales.


Poco después, los científicos explicaron que la razón por la que muchos veían un cangrejo en la imagen es la pareidolia: es un fenómeno psicológico donde un estímulo vago y aleatorio (habitualmente una imagen) es percibido erróneamente como una forma reconocible. Una explicación de este fenómeno, conforme al funcionamiento del cerebro, es descrito por Jeff Hawkins en su teoría de memoria-predicción. 


La explicación, después de todo, es lógica. Seth Shostak, astrónomo y director del Centro de Investigación SETI, dice que cada semana reciba imágenes similares y que quienes las envían aseguran ver cosas que uno no esperaría hallar en la superficie marciana. Pero la verdad es la pareidolia, una función similar bastante útil para la supervivencia .Para identificar depredadores, por ejemplo, pero poco útil para 'descubrir' vida en Marte.





Confirma la NASA existencia de un exoplaneta habitable.


Confirma la NASA existencia de un exoplaneta habitable.

                                   Diagrama difundido por la NASA, en el que se compara el sistema solar con el del exoplaneta Kepler 22b
En otro avance hacia la búsqueda de planetas similares a la Tierra capaces de albergar vida, la agencia espacial estadunidense NASA anunció el lunes que el telescopio espacial Keplerconfirmó por primera vez la existencia de un planeta habitable fuera del sistema solar.
Kepler 22b, detectado en 2009 y ubicado a unos 600 años luz de la Tierra, es el primer exoplaneta confirmado por la agencia espacial estadunidense como apto para la vida.
Los astrónomos vieron pasar el exoplantea delante de su estrella tres veces y que las condiciones para la vida son adecuadas en términos de agua, temperatura y atmósfera.
Ni significa que los especialistas sepan a ciencia cierta que realmente existe vida allí.
Ahora tenemos una confirmación positiva del planeta Kepler 22b, dijo a periodistas Bill Borucki, investigador principal de Kepler en el Centro de Investigación Ames de la NASA.
Estamos seguros de que está en la zona habitable y de que posee una superficie que debería tener una temperatura agradable, dijo.
Kepler 22b tiene 2.4 veces el radio de la Tierra, lo cual lo incluye en el grupo de los planetas denominados superterrestres, y gira alrededor de su estrella similar al Sol cada 290 días.
Los científicos estiman que la temperatura en la superficie es de 22 grados Celsius, pero no saben si es rocoso, gaseoso o líquido.
El primer paseo del planeta frente a su estrella fue captado poco después de que la NASA lanzó su telescopio espacial Kepler, en marzo de 2009.
Primera misión de su tipo
La agencia espacial también anunció que Kepler ha descubierto otros mil 94 posibles exoplanetas, el doble del número que se había rastreado, según un estudio presentado en una conferencia en California esta semana.
Kepler es la primera misión de la NASA en busca de planetas como la Tierra orbitando estrellas similares al Sol.
Este telescopio espacial, que costó a la NASA unos 600 millones de dólares, está equipado con la cámara más grande jamás enviada al espacio y se espera que continúe transmitiendo información a la Tierra por lo menos hasta noviembre de 2012.
Kepler busca planetas tan pequeños como la Tierra, incluidos los que orbitan estrellas en una zona cálida y habitable donde podría existir agua líquida en la superficie.
Con Kepler 22b son tres los exoplanetas confirmados por científicos en todo el mundo que podrían sustentar la vida.
Astrónomos franceses ya habían confirmado en mayo el primer exoplaneta rocoso que reúne las condiciones claves para la vida, el Gliese 58ld.
Además, astrónomos suizos informaron en agosto de otro planeta, el HD85512b, ubicado a unos 36 años luz de distancia, como potencialmente habitable.
Sin embargo, estos dos planetas orbitan estrellas más pequeñas y más frías que el Sol, dijo la NASA en un comunicado, y destacó que Kepler 22b “es el más pequeño hallado hasta ahora que gira en el centro de la zona habitable de una estrella similar a nuestro Sol.
                                                                                Tamaño de los planetas de Kepler.

Estamos emocionados por esto. Necesitamos que todos los telescopios observen a estos (posibles exoplanetas similares a la Tierra) para que podamos confirmar la mayor cantidad posible, dijo a periodistas Natalie Batalha, del equipo de científicos de Kepler en la Universidad de San José.
Un total de 48 exoplanetas y exolunas tendrían capacidad para albergar vida fuera del sistema solar, entre un total de 2 mil 326 planetas potnciales identificados por Kepler, según la clasificación del Laboratorio de Habitabilidad Planetaria (PHL, por su siglas en inglés) de la Universidad de Puerto Rico, en Arecibo.
El Catálogo de Exoplanetas Habitables (HEC), disponible en línea en phl.upr.edu, es el primero en clasificar los exoplanetas y exolunas de acuerdo con su habitabilidad.
Los rankings dan a los científicos la capacidad de comparar los exoplanetas de mejores a peores candidatos para la vida, dijo Abel Méndez, director del PHL y principal investigador de este proyecto.
 Los tamaños comparativos de los planetas de Kepler, a través de Kepler-22b. Crédito: NASA / misión Kepler / Wendy Stenzel

fuente:NASA.
                               The Promise of Kepler-22b


                                           
The Police - Full Concert - 06/15/86 - Giants Stadium (OFFICIAL)





  

28 de noviembre de 2015

Sputnik

 Sputnik.                      
                                                   Sputnik,el primer satélite artificial.  

El Sputnik lanzado el 4 de octubre de 1957 por la Unión Soviética fue el primer satélite artificial de la historia. En 1885 Konstantin Tsiolkovsky fue el primero en escribir en su libro "Sueños de la Tierra y el Cielo" (ISBN 1414701632) cómo un satélite podía ser lanzado dentro de una órbita de poca altitud.




El Sputnik 1 tenía una masa aproximada de 83 kg, contaba con dos transmisores de radio (20,007 y 40,002 MHz) y orbitó la Tierra a una distancia de entre 938 km en su apogeo y 214 km, en su perigeo. El análisis de las señales de radio se usó para obtener información sobre la concentración de los electrones en la ionosfera. La temperatura y la presión se codificaron en la duración de los pitidos de radio que emitía, indicando que el satélite no había sido perforado por un meteorito. El Sputnik 1 se lanzó con el vehículo de lanzamiento R-7 y se incineró durante su reentrada el 4 de enero de 1958.




El Sputnik 1 fue el primero de varios satélites lanzados por la Unión Soviética durante su programa Sputnik, la mayoría de ellos con éxito. Le siguió el Sputnik 2, como el segundo satélite en órbita y también el primero en llevar a un animal a bordo, una perra llamada Laika. El primer fracaso lo sufrió el Sputnik 3.
                                                          

Laika.

La perra Laika (en ruso Лайка, 'que ladra'), fue el primer animal vivo en órbita alrededor de la Tierra. Lo hizo a bordo de la nave soviética Sputnik 2, el 3 de noviembre de 1957, un mes después de que el satélite Sputnik 1 fuera puesto en órbita.
Al igual que otros animales en el espacio, Laika murió entre cinco y siete horas después del lanzamiento, bastante antes de lo planeado. La causa de su muerte, que no fue revelada sino hasta décadas después del vuelo (2002), fue, probablemente, una combinación del estrés sufrido y el sobrecalentamiento que, tal vez, fue ocasionado por un desperfecto del sistema de control térmico de la nave. Aunque Laika no sobrevivió al viaje, su experiencia demostró que es posible que un organismo soporte las condiciones de microgravedad, abriendo camino así a la participación humana en vuelos espaciales. Tras Laika, la URSS envió al espacio 12 perros de los cuales 5 llegarían vivos de vuelta a la Tierra.

Tras el éxito del Sputnik 1, el líder soviético Nikita Jrushchov solicitó que se lanzara un segundo satélite artificial al espacio para el día del cuadragésimo aniversario de la revolución bolchevique, el 7 de noviembre de 1957. Cuando se recibió esta solicitud, ya se estaba construyendo un satélite más sofisticado, pero que no estaría listo sino hasta un mes después de la fecha requerida, por lo que fue descartado. El satélite descartado, sería el Sputnik 3.1
Fue necesario entonces construir otro satélite menos complicado, para poder cumplir con la fecha límite de noviembre. La decisión de lanzar el satélite fue tomada el 10 o 12 de octubre, lo cual dejaba al equipo de construcción con escasas cuatro semanas para construir el nuevo artefacto.2 La apresurada construcción del Sputnik 2 se vio complicada por el hecho de que esta vez se pretendía llevar a una criatura viva en su interior, en sólo cuatro semanas.3
La nave estaba equipada con instrumentos para medir la radiación solar y los rayos cósmicos, un sistema de generación de oxígeno, acompañado de sistemas para absorber dióxido de carbono, y otro para evitar el envenenamiento por oxígeno, también conocido como el efecto de Paul Bert. Se añadió un ventilador que operaba cuando la temperatura de la nave superaba los 15 °C, para mantener la temperatura del animal. Además, el satélite fue provisto con comida suficiente para un vuelo de siete días. La comida estaba en forma de gelatina.
También se diseñó un "traje espacial" para Laika. El animal fue equipado con una bolsa para almacenar sus desechos, y con un arnés que limitaba sus movimientos a sentarse, ponerse de pie o acostarse, ya que en la cabina no había espacio para dar vueltas. La frecuencia cardíaca de Laika podía ser monitorizada desde la Tierra, y otros instrumentos medían su ritmo respiratorio, presión arterial y sus movimientos.
El triste viaje de la perrita Laika.

haz clic para ver la historia:

 http://misviajesconhistoria.blogspot.com/2010/06/el-triste-viaje-de-la-perrita-laika.html



sputnik 3








fuentes:


                                                                      





27 de noviembre de 2015


Los animales espaciales.

El mono ardilla "Baker", que voló en un misil tipo Júpiter (representado en maqueta).
Una gran cantidad de animales fueron enviados al espacio con el objetivo de probar la supervivencia en los vuelos espaciales antes de intentar las primeras misiones espaciales tripuladas con humanos. Algunos, como la perra Laika que fue el primer animal en órbita, tomaron trascendencia mediática, otros en cambio no fueron tan conocidos, pero tuvieron una gran importancia en la evolución del conocimiento científico del espacio. En este articulo repasamos a las principales especies que han estado en el espacio. 

Las Moscas
 Los primeros animales enviados al espacio fueron moscas de la fruta, que partieron con semillas de maíz a bordo de un cohete V-2 a mediados de julio de 1946. El propósito del experimento era investigar sobre los efectos de la exposición a la radiación y a la elevada altitud.

Los Monos
Albert II, un mono de Rhesus, fue el primer simio enviado al espacio, tripulando un cohete V-2 lanzado desde los Estados Unidos en el 1949. Albert II murió en una colisión, después de que el sistema de paracaídas fallase.
Desde entonces, se han enviado muchos monos al espacio, especialmente en los años 50 y 60. Los monos iban al espacio con sensores que medían sus signos vitales, y con frecuencia eran anestesiados durante el vuelo.
Después de un breve viaje por la órbita terrestre, Ham,  amerizó en el Océano Atlántico. El y su cápsula fueron recuperados por un barco de rescate. Sólo sufrió una pequeña lesión en la nariz durante su vuelo.
Los monos "Able" y "Baker" fueron los primeros monos en sobrevivir a un viaje espacial en 1959. El 28 de mayo de ese año, el misil balístico intercontinental AM-18 transportó a "Able", un mono de Rhesus (de 3,18 kg de peso) y a un mono ardilla peruano de 310 gramos llamado "Baker". Los monos volaron en la cápsula frontal del misil (donde teóricamente se disponen las cabezas nucleares en un misil de ese tipo) hasta una altura de 579 km.
"Able" murió cuatro días después del vuelo, debido a una reacción a la anestesia empleada en la operación que iba a retirarle un electrodo infectado. "Baker" vivió hasta el 29 de noviembre de 1984 en el Centro Espacial de Huntville, Alabama.
Los Perros
El primer animal en órbita fue la perra Laika, que tripuló el Sputnik 2 el 3 de noviembre de 1957. Laika murió entre cinco y siete horas después del lanzamiento, bastante antes de lo planeado. La causa de su muerte, que no fue revelada sino hasta décadas después del vuelo (2002), fue, probablemente, una combinación del estrés sufrido y el sobrecalentamiento que, tal vez, fue ocasionado por un desperfecto del sistema de control térmico de la nave.
                                                                                                                      Perra Laika
La U.R.S.S. organizó el vuelo del Sputnik 5 (también conocido como Korabl-Sputnik 2), que llevaba a los perros Belka y Strelka. Fue la primera misión espacial en llevar mamíferos a altura orbital y traerlos a tierra con vida. Uno de los cachorros de Strelka, Pushinka, nacida después de la misión, fue el regalo que Nikita Khruschev dio a Caroline Kennedy en 1961. Muchos de sus descendientes viven en la actualidad. En la década de los 50, un total de 57 misiones rusas fueron tripuladas por perros.
 Belka y Strelka (Blanquita y Flechita en español) fueron las primeras en sobrevivir, de una docena de perros que enviaron al espacio después de la muerte de Laika.
                               Los chuchos Veterok y Ugolyok (Brisita y Ámbar en español) ostentan el récord canino con 22 días en el espacio.
Las Arañas
Recientes estudios indican que las arañas se pueden adaptar con facilidad a la vida en el espacio. Durante sus primeros días lucen “desorientadas”, y sus telarañas adoptan extrañas formas, pero luego de algunos dias logran crear telarañas con una presisa simetría. Experimento con arañas se ha convertido en uno de los pasatiempos favoritos de los astronautas. El comandante de la EEI, Mike Fincke comento: “Estamos impresionados con el hecho de que las arañas puedan adaptarse al espacio tan rapidamente”.

Otros animales
Francia, lanzó la primera rata al espacio el 22 de febrero de 1961. Dos ratas más fueron lanzadas en octubre de 1962. Un año más tarde (18-10-63) lanzaron al gato "Félix", con electrodos implantados en la cabeza para medir sus impulsos neuronales. "Félix" completó su misión y regresó con vida, aunque el siguiente gato espacial murió en su viaje.
En la Soyuz 20, lanzada el 17 de noviembre de 1975, un grupo de tortugas batieron el récord de estancia animal en el espacio, permaneciendo 90 días y medio a bordo de la nave.
El 12 de julio de 2006, Bigelow Aerospace lanzó su modulo espacial, el Genesis I. En el modulo se incluyeron cucarachas silbantes de Madagascar y alubias saltarinas mexicanas (semillas con las larvas vivas dentro de las polillas Cydia deshaisiana).
El 28 de junio de 2007, Bigelow lanzó el Génesis II, un modelo similar al Génesis I. Esta nave espacial cargó con las cucarachas silbantes de Madagascar, y además añadió escorpiones de piedra plana sudafricanos (Hadogenes troglodytes) y huevos de hormigas recolectoras (Pogonomyrmex californicus).
                                                              Albert, murió por sofocación al momento de ser lanzado al espacio en 1948.

      Albert II fue lanzado al espacio el 14 de Junio de 1949. Desafortunadamante murió al impactar en su descenso.
Los pequeños Baker y Able fueron encapsulados en la cabeza de un misil que fue lanzado a casi 500 kilómetros de altitud y... sobrevivieron.
                                          Juan, el primer astronauta.









 Fuentes:
A Brief History of Animals in Space (Nasa)
 Animals in Space
 MONKEYS AND OTHER ANIMALS IN SPACE

Unidad astronómica.


Unidad astronómica.

La unidad astronómica (UA) es una unidad de distancia que equivale a 149.597.870,66 km. Es aproximadamente igual a la distancia media entre la Tierra y el Sol, equivale a 8 minutos luz. Modernamente se define como la distancia desde el Sol a una partícula sin masa y libre de perturbaciones, que se mueve en una órbita circular alrededor del Sol con un período orbital de 365.2568983 días (año gaussiano) de efemérides
Fue en el siglo XVI cuando Nicolás Copérnico propuso que los planetas, incluida la Tierra, giraban alrededor del Sol, descartando el modelo de Ptolomeo de acuerdo al cual la Tierra era el centro alrededor del cual giraban los planetas y el Sol. Posteriormente Johannes Kepler, basándose en las cuidadosas observaciones de Tycho Brahe, estableció las leyes del movimiento planetario, las cuales se conocen justamente como las "leyes de Kepler". La tercera de estas leyes relaciona la distancia de cada planeta al Sol con el tiempo que tarda en recorrer su órbita (es decir el equivalente del año) y, como consecuencia, establece la escala relativa del sistema solar: basta con medir cuantos años tarda Saturno en darle la vuelta al Sol para saber cual es la distancia de Saturno al Sol en proporción a la distancia de la Tierra al Sol. Kepler estimó con muy buena precisión los tamaños de las órbitas planetarias en términos de la distancia Tierra-Sol, denominada "la unidad astronómica". Por ejemplo, fijó la distancia entre Mercurio y el Sol en 0,387 unidades astronómicas (el valor correcto es 0,389) y la distancia de Saturno al Sol en 9,510 unidades astronómicas (el valor correcto siendo 9,539). Sin embargo, ni Kepler ni ninguno de sus contemporáneos sabían cuanto valía la, esta unidad astronómica, y por tanto ignoraban completamente la escala del sistema planetario conocido, que en aquél entonces se extendía hasta Saturno.
Desde los tiempos de Hiparco, un par de siglos antes de Cristo, hasta los de Tycho Brahe, los astrónomos suponían que la unidad astronómica era unas seiscientas veces mayor que el diámetro de la Tierra, lo que vendría siendo unos siete y medio millones de kilómetros. A falta de alguna medición los expertos debían conformarse con intentar adivinar el valor, dando un número que no tenía mayor fundamento que el parecer "adecuadamente" grande pero congruente con que el Sol fuera comparable en tamaño con la Tierra. Kepler sospechó que el valor real debía ser unas tres veces mayor (unos 22 millones de kilómetros), con lo cual, incomodamente, el Sol debía ser quince veces mayor que la Tierra. 
Partiendo de las leyes de Kepler, bastaba medir la distancia de un planeta cualquiera al Sol, o a la Tierra, para conocer la unidad astronómica. En 1659 Christian Huygens midió el ángulo que subtiende Marte en el cielo y, atribuyendo un valor al diámetro de este planeta, estimó que la unidad astronómica debía ser 160 millones de kilómetros, es decir siete veces mayor que lo estimado por Kepler pero de hecho menos de 10% por encima del valor real. Sin embargo esta medición no era aceptada ya que, como el mismo Huygens reconoció, todo dependía del valor que uno atribuyera al tamaño de Marte. Curiosamente, Huygens adivinó con notable exactitud el tamaño de Marte.
 Se conocía otro método más fiable, pero que requería mediciones muy difíciles de realizar: el método de paralaje. Si dos personas situadas en puntos alejados de la Tierra, digamos en París y en Tonantzintla, observan simultáneamente la posición de un planeta en el cielo en relación a las estrellas de fondo, sus mediciones dan una pequeña diferencia que corresponde al ángulo que subtiende la línea París-Tonantzintla vista desde este planeta. Conociendo este ángulo, y la distancia París-Tonantzintla, se deduce el valor de la unidad astronómica. En la práctica existían tres dificultades: primero, no se conocían bien las distancias en la Tierra; segundo, la medición del tiempo no era suficientemente precisa como para permitir mediciones simultáneas entre puntos muy alejados; y, tercero, la medición de la posición aparente del planeta en el cielo debía ser muy precisa. Pasó más de medio siglo antes de que fuera posible medir el paralaje de un planeta: en 1672 Jean Richer viajó a Cayenne, en la Guyana Francesa, para medir la posición de Marte en el cielo en el mismo instante en que sus colegas en París hacían la misma medición. Richer y sus colegas estimaron el valor en 140 millones de kilómetros.

 Con el tiempo se desarrollaron métodos más precisos y fiables para estimar la unidad astronómica, en particular el propuesto por el matemático escocés James Gregory y por Edmund Halley (el mismo del cometa) que se basa en mediciones del paso de Venus o Mercurio frente al disco solar, empleado hasta principios de este siglo. Las mediciones contemporáneas se hacen con técnicas láser o de radar y dan el valor 149.597.870 kilómetros, con una precisión de uno o dos kilómetros.

                                  Dust in the wind – Kansas.






fuentes: Uruguay Educa.
                Datosteak.




Colisión Vía Láctea-Andrómeda.


Colisión Vía Láctea-Andrómeda.
La colisión entre las dos galaxias más grandes del Grupo Local, la Vía Láctea y Andrómeda es un evento que se cree tendrá lugar en el futuro, y en el cual las dos galaxias acabarán por fundirse en una galaxia mayor (muy posiblemente, una galaxia elíptica).
Si bien se sabe que ambas galaxias se acercan a una velocidad de alrededor de 300 kilómetros por segundo referida al Sol y que se aproximarán dentro de aproximadamente 3000 millones de años, al desconocerse la velocidad tangencial de Andrómeda no se sabe aún si se producirá en ese momento tal colisión para ello habrá que esperar al lanzamiento de la misión Gaia en el 2013, con la cual se sabrá ese dato, ó más adelante; lo único que está claro es que, con mucha probabilidad, tarde o temprano acabará por ocurrir, y así investigaciones recientes realizadas con ayuda del Telescopio Espacial Hubble no sólo confirman éste escenario sino que sugieren que la Vía Láctea y la Galaxia de Andrómeda se acercarán mucho dentro de 3870 millones de años y que la fusión final entre ambas tendrá lugar dentro de 5860 millones de años.
Con el paso de los años la galaxia de Andrómeda parecerá ir aumentando de tamaño al irse acercando hasta llegar un momento en el caso de que ambas galaxias fueran a chocar en el que el cielo estaría dominado no sólo por la banda difusa que es como se ve nuestra galaxia, sino también por Andrómeda, que aparecería probablemente similar a como la podemos ver hoy, sólo que mucho mayor, lo suficiente como para poder ver a simple vista su estructura espiral. Esta impresionante vista duraría unos pocos millones de años, un tiempo breve en términos astronómicos, tras los cuales Andrómeda se pondría de canto y su gravedad, combinada con la de la Vía Láctea, empezaría a actuar, y tanto más cuanto más cerca estuvieran una de la otra. La interacción gravitatoria entre las dos galaxias provocaría la acentuación de la estructura espiral en ambas, así como un notable aumento de la formación estelar en las dos al comprimirse el gas de sus discos, y colas de estrellas, gas, y polvo expulsadas al espacio intergaláctico que eventualmente caerían de nuevo a las dos galaxias o que se romperían formando galaxias satélites; en un primer momento, Andrómeda y la Vía Láctea vistas desde lejos parecerían las galaxias NGC 2207 e IC 2163, las cuales actualmente están interaccionando, y al irse alejando recordarían a la Galaxia de las antenas.
Las dos galaxias se alejarían una de la otra hasta que su atracción gravitatoria las frenara y las obligara a acercarse de nuevo la una a la otra, y esta vez de manera definitiva. Las dos chocarían finalmente esta vez de frente, y el resultado de ello sería un violento brote de formación estelar e incluso, dada la presencia de agujeros negros supermasivos en el centro de cada galaxia, que tras fusionarse ambos con una violenta emisión de ondas gravitatorias se acumulara gas allí que formara un quasar y la fusión definitiva de las dos galaxias para formar posiblemente una galaxia elíptica gigante, que ha sido bautizada con nombres como Lactómeda.
Es importante hacer notar que, pese a la violencia del evento, las colisiones entre estrellas serían muy raras debido a su gran pequeñez en comparación con la inmensidad del espacio que hay entre ellas si el Sol fuera una canica de centímetro de diámetro, Alpha Centauri (la estrella más próxima) estaría a alrededor de 300 kilómetros.
Ya en 1959 se sugirió la probabilidad de que éste evento sucediera, pero hasta recientemente no ha podido verificarse lo que ocurriría gracias al uso de simulaciones informáticas; las más recientes confirman este modelo con diferencias como que, de acuerdo con dichas simulaciones, por entonces quedará poco gas en los discos de Andrómeda y la Vía Láctea, por lo que el mencionado brote estelar que se produzca será bastante débil; sin embargo, puede quedar el suficiente para producir un núcleo galáctico activo ó incluso el mencionado quasar al acumularse el gas en la región central.
De acuerdo con investigaciones recientes, en éste evento es muy posible que esté también involucrada M33, la tercera galaxia más importante del Grupo Local. Los modelos sugieren escenarios que van desde una colisión entre la Vía Láctea y Triángulo antes de producirse la colisión con Andrómeda hasta una expulsión del Grupo Local de la segunda, pero la más probable es que entre en una órbita alrededor de Lactómeda pero para acabar también fusionándose con ella en un futuro aún más remoto.
Fuente texto:Wikimedia
imágenes: NASA
                                               


                                                Jane's Addiction